Derechos humanos hasta nuevo aviso

Una buena parte de la diplomacia de la Unión Europea usa en los últimos meses unos espejuelos especiales a la hora de observar la realidad de Cuba. Esos lentes no reflejan el paisaje debido a una graduación clínica. El tratamiento de sus cristales es obra de técnicos en política exterior, asesores financieros y expertos inversionistas que consiguen detectar dinero entre las ruinas y, lo que es peor, desaparecen del panorama inoportunos sectores de la sociedad.

Los anteojos se distribuyen en las cancillerías con un manual para interpretar con simpatía y credulidad los mensajes del régimen y la propaganda de sus panfletos.

Recado con fuerza

EL GOBIERNO cubano celebró por todo lo alto esta semana el Día Internacional de los Derechos Humanos. Arrestó a decenas de opositores en La Habana y en Santiago de Cuba ordenó que bandas de fanáticos insultaran y disolvieran a golpes una manifestación pacífica de Damas de Blanco que reclamaban libertad y democracia para el país y, al amanecer, hizo el recuento de los 110 presos políticos que están en las cárceles.

Aunque el esquema celebrativo responde al ceremonial oficial de todos los años, esta vez la acción de la policía y de los grupos paramilitares contenían un mensaje aclaratorio a la decisión del régimen de suspender la ronda de conversaciones que debía sostener en los primeros días de enero con altos representantes de la Unión Europea.

Sonia Garro vive en Cuba

MADRID – Las medidas de capitalismo sambumbia y líquido de freno que el castrismo impone sobre las ruinas de Cuba no pretende sólo ponerle un ropón nuevo a los escombros de la catástrofe económica del socialismo. Trata también de que el mundo soslaye o minimice el trabajo de miles de cubanos por la libertad y olvide a los presos políticos.

Es una línea de acción montada por los propagandistas del partido y abierta con limitaciones hasta el punto que algunos figurines de los panfletos oficiales se permitan criticar a funcionarios de bajo rango, burócratas desganados y administradores de tiendas, mientras florecen las reseñas sobre las glorias de los timbiriches privados y acerca de la mínima colonia de nuevos ricos en moneda extranjera.

Piden a Rajoy que Margallo se reúna con disidentes en Cuba

La Fundación Hispano Cubana ha remitido una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que le pide que, en la próxima visita que, a partir del día 23, hará a Cuba el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, se reúna con disidentes anticastristas que viven en la isla.

[ Leer carta en formato PDF ]

Cuba, permiso para cantar

Que se peleen los músicos

La dictadura cubana, que durante mas de medio siglo ha controlado con rigor militar las salidas al exterior de los artistas, administra, con la misma vocación de cabo de guardia, la autorización de los regresos y diseña el modelo de las visitas que pueden realizar a su país natal quienes decidieron vivir lejos del comunismo.

Los expertos en tánganas sociales, los maestros de la fragmentación y el desapego le han pasado a la vanidad, a la nostalgia y a otros complicados asuntos humanos la polémica sobre sí un artista que se vio obligado a abandonar su país por la intolerancia, la persecución y la violencia del régimen, debe ir a trabajar en un escenario para su publico natural.

Adiós, Laura

'Era lógico que la política se desplazara al vientre vacío del barrio, a una mujer cubana en su cocina cubana cacharreando la comida cubana que llevaría en jabitas de nylon cubano a su marido cubano, preso acaso de por vida.'

En un país donde los políticos son peleles de un Hegémono histriónico cuya fidelidad está en fase de extinción, era lógico que la política se desplazara al vientre vacío del barrio, a sus ovarios moribundos de tedio y horror, a una mujer cubana en su cocina cubana cacharreando la comida cubana que llevaría en jabitas de nylon cubano a su marido cubano, preso acaso de por vida en una cárcel cubana.