Metáfora de galera

MADRID – Están equivocados los rimbombantes aguafiestas que dentro y fuera de Cuba afirman que la oposición pacífica y los activistas de derechos humanos no han tenido ninguna participación en las negociaciones entre el régimen castrista y el gobierno de Barack Obama. Los cubanos que trabajan de frente a la dictadura todos los días aportaron a esa mesa de diálogos secretos una presencia capital: los presos políticos.

Es verdad que no se tuvo en cuenta la opinión de ninguno de los dirigentes de los grupos opositores, las Damas de Blanco, la incipiente sociedad civil o del exilio, pero en las conversaciones clandestinas sostenidas en Canadá entre los representantes de los dos gobiernos, los prisioneros regados por las 300 cárceles de Cuba fueron una cifra muda y antojadiza (53) que redondearía los acuerdos sobre el intercambio del subcontratista Alan Gross y los espías cubanos condenados en Estados Unidos.

Tania y la plaza vacía

EL GOBIERNO de Cuba dio la bienvenida al año 2015 con una demostración de apego a su vocación represiva, una hazaña proletaria que llevó en pocas horas a los calabozos a decenas de activistas pacíficos, artistas y reporteros. Su inmovilismo y la demagogia en sus anuncios de cambios en la sociedad le acompañan también en esta nueva etapa. Lo único nuevo es que ahora, para el castrismo, el brutal imperialismo yanqui es, como vaticinó el camarada Mao, un tigre de papel. Lo que es mejor: un tigre de papel moneda.

Desde el pasado 17 de diciembre, cuando se hizo público que Barack Obama y Raúl Castro restablecerían las relaciones diplomáticas, comenzó a circular, dentro y fuera del territorio cubano, la opinión de que el régimen moderaría su tratamiento a los opositores, las Damas de Blanco y el periodismo independiente.

Alegría de caballo capado

El anuncio de que Estados Unidos y Cuba restablecerán relaciones diplomáticas y que Barack Obama comenzará un proceso para flexibilizar el embargo comercial impuesto en 1961 a su vecino se ha recibido con un entusiasmo confuso, un embullo que supera su trascendencia como noticia de primera plana y pareciera que ha llegado de pronto el fin de una dictadura que enciende las luces para festejar sus 56 años en el poder.

Esa alegría donde únicamente se explica, con toda su contradicción, es en los altos círculos de poder del régimen y sus amigos. Ellos ven en el acercamiento de los atroces representantes del imperio una vía de escape a su desastre económico ante la eventual pérdida de su sostén principal de estos últimos años, Venezuela. Un país, que desde el triunfo de Hugo Chávez se convirtió en el sustituto de la Unión Soviética a la hora de cubrir con dinero y petróleo la ineficacia del socialismo.

Harapos de marca

La oposición pacífica, los ex presos políticos y las Damas de Banco no están invitados a los festejos por el anuncio de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos. Ellos tampoco tienen embullo para asistir. Nadie se puede divertir acosado por la policía y, además, saben que las celebraciones, con toda su resonancia internacional, es otra repartición de pizzas y cervezas amenizada por un combo del Ministerio de Cultura que el gobierno organiza para ganar tiempo, recibir dinero y permanecer en el poder.

Derechos humanos hasta nuevo aviso

Una buena parte de la diplomacia de la Unión Europea usa en los últimos meses unos espejuelos especiales a la hora de observar la realidad de Cuba. Esos lentes no reflejan el paisaje debido a una graduación clínica. El tratamiento de sus cristales es obra de técnicos en política exterior, asesores financieros y expertos inversionistas que consiguen detectar dinero entre las ruinas y, lo que es peor, desaparecen del panorama inoportunos sectores de la sociedad.

Los anteojos se distribuyen en las cancillerías con un manual para interpretar con simpatía y credulidad los mensajes del régimen y la propaganda de sus panfletos.

Vida y Memoria

UNA SEMANA antes de la firma de los acuerdos diplomáticos entre Raúl Castro y Barack Obama, exactamente el 10 de diciembre, la policía política arrestó a 240 opositores, incluidas 20 mujeres integrantes de las Damas de Blanco, en una razia que incluyó golpizas y se extendió desde La Habana hasta Santiago de Cuba. Creo que se le puede perdonar a los que vivieron esa experiencia -todavía con la humedad de las celdas en la cabeza- que no hayan salido a aplaudir con delirio la decisión de los dos gobiernos.

Esa oposición pacífica y los periodistas independientes tienen una noción especial sobre el tiempo y las trampas bajo la dictadura. El suceso pudo asombrarlos, pero la sorpresa siempre es pasajera. Es la incredulidad la que tiene un carácter permanente cuando se trata de un régimen que lleva 56 años en el poder.

Buscar

Boletines

Informe resumen de actividades de la Asociación Damas de Blanco "Laura Pollán"


Boletines Informativos

Vídeos recientes

Berta Soler: Las turbas de la DSE

En el decimoquinto domingo de marcha ciudadana Berta Soler Fernández habla sobre las turbas que lleva DSE para agredirlos y son descritas en los medios oficialistas como pueblo enardecido.

Protesta en calle 23

Gorky Aguila presenta en #TodosMarchamos su cancion a las Damas de Blanco

Vídeos Damas de Blanco