El providencial desembarco del Papa

Un obrero repara un muro junto a un cartel del Papa. / REUTERSUn obrero repara un muro junto a un cartel del Papa. / REUTERS

El perfil del Santo Padre es cercano al pretendido por Barack Obama y Raúl Castro

La Iglesia católica cubana recibirá al papa argentino Francisco más esperanzada que nunca porque su sensibilidad es latinoamericana, no hará falta traducirle, ni en público ni en privado, y se ha implicado en la pacificación de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, imprescindible para el crecimiento eclesial en feligresía, espacio y medios. La renuncia al activismo político ha sido fundamental en la progresión del catolicismo en el país caribeño: el episcopado fortaleció su interlocución con el Gobierno de Raúl Castro al enfriar su relación con los disidentes. Puede recibir fondos del extranjero, recuperó decenas de propiedades confiscadas y en las afueras de La Habana se construye la primera iglesia desde el triunfo de Fidel Castro en 1959. La institución religiosa ayuda en hospitales, cuida enfermos mentales y ancianos, y organiza cursos de capacitación y emprendimiento empresarial. Desearía catequizar en libertad, una emisora de radio, administrar escuelas privadas y una presencia sistemática en los medios de comunicación oficiales pero, de momento, es pedir peras al olmo.

De un cubano a Francisco

'La Iglesia cubana no puede actuar en el extranjero como una rama del Ministerio de Relaciones Exteriores y en la Isla como una rama del Ministerio de Interior.'

Santo Padre:

Hace 17 años, San Juan Pablo II visitó Cuba. Para todos los cubanos de buena voluntad y, en particular, los católicos, fue una fiesta de apertura espiritual y renovación de la esperanza. El Papa polaco, testigo inmediato y doliente de los horrores del nazismo y el comunismo, clamó desde la Plaza de la Revolución: "¡No tengáis miedo!"

Ya Fidel Castro estaba a punto de cumplir 40 años en el poder. Nadie, desde 1959, había podido decir, de cara a nuestra nación, una frase tan simple: "¡No tengáis miedo!" Por un instante, más de un millón de cubanos reunidos en la plaza guardaron un sobrecogido silencio. Como si cada uno tuviera que pensar dos veces si el Papa había dicho lo dicho en el centro simbólico y político de la más larga, represiva y anticristiana dictadura de las Américas. Luego, la plaza estalló en un arrasador rugido. Bajo el manto de la autoridad moral del Vicario de Cristo, el pueblo aflojaba el brutal nudo que todavía estrangula su alma. Provocadora, se levantó la brisa. El Espíritu Santo, dijo el Papa, soplaba en La Habana.

La visión frívola de Cuba

No hay duda de que el izamiento de la bandera estadounidense en la embajada de Estados Unidos en La Habana es un tema importante, pero estoy un tanto aburrido de ver tantos reportajes en los medios estadounidenses que – ademas de ser repetitivos – están enfocando el evento con una monumental frivolidad.

¿Cuántas historias más sobre los viejos Chevrolets de la década de 1950 que todavía circulan en las calles de La Habana vamos a tener que soportar con motivo de la visita del secretario de Estado, John Kerry, a La Habana para presidir la ceremonia de izamiento de la bandera de Estados Unidos en la recientemente inaugurada embajada de Washington en Cuba?

Política y carros viejos

Estados Unidos organizó esta semana en Cuba un acto oficial para izar su bandera y dejar abierta su embajada. La ceremonia, presidida por el Secretario de Estado John Kerry, es un paso trascendental en el proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas iniciado en noviembre. Y lo es. A pesar de que la dictadura moldeó la lista de invitados y los campeones universales de la democracia no invitaron a los únicos demócratas auténticos de la isla: la oposición pacífica.

"La política de EEUU imita a la de la UE, que consiste en ignorar a los opositores para no indignar a los gorilas de la nomenclatura"

Visita a las ruinas del porvenir

A nueve meses del anuncio del proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas entres Estados Unidos y Cuba el asunto sigue en las agendas de los gabinetes de los gobiernos de los principales países del mundo. Y el anecdotario, las crónicas, las reseñas y las opiniones que genera el acontecimiento se mantienen en las páginas de los medios de comunicación más importantes. La dictadura, entretanto, aprovecha para peinarse y sacar cuentas.

De esa realidad, aparte del júbilo, los reconcomios, las sospechas, las esperanzas, la frustración, y las desesperación por irse a Miami de grandes sectores de la población, trasciende una imagen del país, favorecida por la propaganda, que ha abierto una arista insólita del turismo y ha puesto de moda visitar las ruinas del socialismo y escuchar como narran los protagonistas, en primera persona, las aventuras del fracaso mientras el viajero se bebe un mojito.

The Washington Post: El escandaloso desaire de EEUU a la disidencia cubana

Editorial publicado por el diario The Washington Post el 13 de agosto de 2015, en vísperas del izamiento de la bandera americana en la Embajada de EEUU en La Habana, con la asistencia del Secretario de Estado, John Kerry.

La bandera americana es un poderoso símbolo de la larga y noble lucha del país para defender los valores de la libertad y la democracia. Cuando este viernes el secretario de Estado, John F. Kerry, la eleve sobre la Embajada de Estados Unidos en Cuba, la ceremonia marcará el fin de medio siglo de hostilidad entre las dos naciones. El presidente Obama ha apostado a que el establecimiento de relaciones normales con Cuba -el comercio, la información, la cultura y el “poder blando”- es la mejor manera de cambiar el aislamiento de la isla, aún en las garras de los hermanos Castro y su esclerótica revolución.

Buscar

Boletines

Informe resumen de actividades de la Asociación Damas de Blanco "Laura Pollán"


Boletines Informativos

Vídeos recientes

Berta Soler Speaks Out About State-Sponsored Violence Against Activists

The World Movement for Democracy recently interviewed, Berta Soler, leader of the Ladies in White, about the struggles and triumphs of being an activist in Cuba. The Ladies in White –mothers, wives and relatives protesting on behalf of political prisoners – are frequently targets of state-sponsored violence in Cuba. Cuban authorities often arrest, and physically assault the peaceful activists during their weekly Sunday marches. Despite the government’s brutality, the Ladies in White have continued to march on, garnering support from the international community, and inspiring Cuban activists to fight for democracy. 

Ellos esperan por ti

53 domingo represivo contra #TodosMarchamos

Vídeos Damas de Blanco