Cinismo y prensa libre en Cuba

Para quienes observan sin lentes oscuros o cristales graduados la realidad cubana los cambios que se aprecian dentro de la isla en el universo de la libertad de expresión tienen que ver con fuerzas ajenas a la voluntad del régimen. Hablo del paso implacable del tiempo, los avances de la ciencia y la tecnología y la acción directa de la sociedad civil.

Los funcionarios policiales, represores primitivos del periodismo independiente que surgió en la década de los 90 del siglo pasado, se han visto obligados a darle un giro a su trabajo. Ya no hacen nada con confiscar máquinas de escribir, fax, ordenadores, hojas en blanco, bolígrafos chinos o con meter a unos cuantos en las celdas de castigo.

No, esos métodos son inútiles. Ahora tienen que evitar que los profesionales de las comunicaciones, periodistas y blogueros, puedan acceder a Internet. Y, lo que es más grave, ellos y sus jefes deben trabajar las 24 horas del día y censurar a degüello los medios libres que entran a Cuba por esa vía para que la población no sepa nada del mundo que la magia de los satélites puede deslizar de San Antonio a Maisí.

Nada de esto quiere decir que se haya desechado definitivamente el asalto a las viviendas de los periodistas y blogueros, el robo de instrumentos de trabajo y las golpizas, ni que se haya descartado el persuasivo candado chino de los calabozos. Se trata de que la prioridad es la batalla para de que los comunicadores no utilicen Internet para hacer su trabajo y que los ciudadanos sigan presos en las historias de los panfletos oficiales.

Otro asunto difícil para la policía es que los reportajes, artículos de opinión y piezas noticiosas que escribe el periodismo alternativo aparece en cualquier punto del país porque es un movimiento que crece, se arraiga, se hace más profesional y está formado por una mayoría de jóvenes preparados para contar la vida diaria sin anestesia y con habilidades también para sortear las trampas de la policía.

El lenguaje directo y abierto de esos periodistas y la manera de abordar los temas que realmente tienen interés tanto dentro como fuera de la Isla, los distancia obviamente de la cantaleta de los escribidores gubernamentales que deben poner en formatos periodísticos el discurso muerto del socialismo.

Con todo este panorama delante me gusta releer al maestro Ryzard Kapusciski (1932- 2007), autor del libro Los cínicos no sirven para este oficio.

El gran comunicador polaco, que sobrevivió a 27 revoluciones, reportó desde 12 frentes de guerra y fue condenado a muerte cuatro veces, pensaba así de su trabajo: “El verdadero periodismo es intencional, a saber: aquel que se fija un objetivo y que intenta provocar algún tipo de cambio. No hay otro periodismo posible. Hablo obviamente del buen periodismo”.

[En El Nuevo Herald]

Convertibles para los antiguos enemigos

MADRID – Con las ruinas del socialismo y el glamour de los almendrones americanos de los años cincuenta como escenario morboso y especial para estrellas internacionales de la moda, la música, el cine y la televisión, la dictadura ha conseguido que la vida real de los cubanos, la represión, las golpizas, la escasez, la marginación y las duras cifras de la emigración pasen a un segundo plano en los principales medios de prensa de la vieja Europa.

Es verdad que lo espectacular, lo novedoso, es que Chanel desfile en el Paseo del Prado para la familia de los Castro, unos cuantos amigos y otros tantos guatacas locales agradecidos y emocionados. Como es cierto que la noticia, al menos en España, sea las próximas visitas de los cantantes Julio Iglesias y Raphael y del compositor José Luis Perales, y que otros artistas se preparen para pasear con lentes oscuros por el Malecón en convertibles repintados y con carburadores de yipis rusos.

Dinero para candados nuevos

La visita de Obama reafirma el cambio de la política norteamericana frente al castrismo.
Lo más relevante del panorama es la tenacidad de los dos grupos de poder.
La propaganda utilizará el viaje para tratar de mejorar su imagen estropeada.

MADRID – La visita que inicia hoy el presidente estadounidense Barack Obama a Cuba reafirma que en el escenario de América Latina se hace visible, se pueden tocar y sentir, la estructura y los primeros resultados de un cambio tangible: el de la política norteamericana frente al castrismo. Y es posible apreciar también, en el mismo plató, una dictadura enquistada en la ruina, con una mano armada y la otra tendida.

Desde esa perspectiva, lo más relevante del panorama es la tenacidad de los dos grupos de poder. La administración del país vecino con la intención, el empeño y el peso de las vanidades de creer que, con sus nuevos métodos, Obama se hará la foto del final, o una de las finales, del régimen. Los comunistas, por su parte, se mantienen encerrados en su mundo represivo, sus palizas a los opositores, sus cárceles de tres cercas, a la espera de que el capitalismo de estado le permita reciclar sus tanques.

Democracia por aburrimiento

MADRID– Bendecida por el Papa Francisco jovial y enternecido, legitimada como un buen vecino, escandaloso y ripiera pero tolerable, por Barack Obama y añorada por los 28 países de la Unión Europea para invertir en los escombros del socialismo, la dictadura cubana se comporta ahora más que nunca, de cara al exterior, como si fuera una democracia auténtica.

Con esos tres factores claves, acompañados por la infame y tradicional complicidad, indiferencia o silencio de los países de América Latina, el régimen se ha visto favorecido a la hora de tratar de convencer al mundo de que, después de medio siglo de implacable e impecable control militar sobre la isla, ha comenzado un proceso de cambios y reformas.

Los viejos amigos de Europa

Un sector de la prensa francesa ridiculizó a un nieto de Raúl Castro
Los opositores fueron la referencia de los líderes europeos de la democracia
Los hombres y mujeres de Europa quieren una vía directa a los ministerios y al puerto del Mariel

MADRID – Un sector de la prensa francesa hizo bromas y ridiculizó a un nieto de Raúl Castro que trabaja como escolta por romper el protocolo en su obsesión por protegerlo durante su reciente visita a París. Pero la gran prensa gala ni criticó, ni ridiculizó la obsesión de François Hollande por respetar las normas protocolares y recibir como un hermano de causa al jefe de una dictadura militar.

Esos episodios no se quedan en la anécdota. Son un símbolo del poder político, las cómodas y amplias poltronas de los palacios y el dinero –incluido el dinero ajeno– suelen tener más fuerza y eficacia que el paso callado del tiempo para nublar la memoria y disolver los compromisos ideológicos, la fraternidad y la solidaridad. Lo saben muy bien los dirigentes y los activistas de la oposición pacífica cubana, los periodistas independientes y los escritores y artistas que, allá en la isla, se enfrentan a la dictadura.

Alegría de caballo capado

Raúl Castro observa a su hermano Fidel durante el Congreso del Partido Comunista Cubano. ISMAEL FRANCISCOAFP-PHOTORaúl Castro observa a su hermano Fidel durante el Congreso del Partido Comunista Cubano. ISMAEL FRANCISCOAFP-PHOTOEl VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, clausurado ayer en La Habana, demostró que el grupo de poder impone el escenario de un país cada vez más pequeño y falso, mientras los cubanos de la calle, los grandes sectores marginados, se empeñan en los cambios y en el progreso de la nación. O hallan la solución en una visa para cualquier país o en una balsa para que el mar los libere.

Los amigos extranjeros del castrismo y la milicia interna han aplaudido el discurso antiimperialista de Raúl Castro porque esa retórica, utilizada en los seis congresos anteriores, produce una especie de nostalgia combativa y causa la impresión de que la vida no cambia y que las nuevas generaciones son unas figuras de cartónque moldean los funcionarios del partido.

Buscar

Boletines

Informe resumen de actividades de la Asociación Damas de Blanco "Laura Pollán"


Boletines Informativos

Vídeos recientes

Berta Soler Speaks Out About State-Sponsored Violence Against Activists

The World Movement for Democracy recently interviewed, Berta Soler, leader of the Ladies in White, about the struggles and triumphs of being an activist in Cuba. The Ladies in White –mothers, wives and relatives protesting on behalf of political prisoners – are frequently targets of state-sponsored violence in Cuba. Cuban authorities often arrest, and physically assault the peaceful activists during their weekly Sunday marches. Despite the government’s brutality, the Ladies in White have continued to march on, garnering support from the international community, and inspiring Cuban activists to fight for democracy. 

Ellos esperan por ti

53 domingo represivo contra #TodosMarchamos

Vídeos Damas de Blanco