Fiesta cerrada

La reapertura de embajadas en Washington y La Habana anunciada para dentro de pocos días y después de 53 años de una candanga de todos los colores y temperaturas ha creado una ilusión de cambios del gobierno cubano de la misma dimensión que tendrá el desengaño. Lo sabe la oposición cubana que ha vivido el proceso de acercamiento, desde diciembre pasado hasta el día de hoy, bajo una represión renovada y feroz que incluye cárcel, golpizas, allanamientos de viviendas y mítines de repudio.

A partir de esa experiencia, los demócratas, los periodistas independientes, los artistas libres y la sociedad civil tienen una posición de aprobación crítica ante el restablecimiento de las relaciones diplomáticas. Es así, entre otras cosas, porque mientras Estados Unidos anuncia medidas de aperturas económicas de todo tipo y una convivencia pacífica con el régimen, los jefes de la dictadura hacen tan fogosa la violencia interna como el cariño por el antiguo enemigo.

Políticos, analistas y exiliados opinan sobre la apertura de las embajadas

No augura nada bueno 'para los derechos humanos y el legado de Obama', dice Frank Calzón, director ejecutivo del Centro para una Cuba Libre.

Jeb Bush, exgobernador de Florida y aspirante a la candidatura republicana a la Casa Blanca:

Aseguró este miércoles que la reapertura de embajadas en La Habana y Washington solo legitima "aún más el régimen brutal de Castro".

"Me opongo a la decisión de abrazar aún más el régimen de Castro con la apertura de una Embajada en La Habana", afirmó Bush en un comunicado en el que utiliza la fiesta del 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, para atacar la apertura de las legaciones.

Correción de estilo

El Gobierno del presidente Barack Obama decidió esta semana sacar a Cuba de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo. Allí estaba desde 1982 y compartía espacio con Irán, Sudán y Siria. El examen que hicieron ahora las autoridades de Estados Unidos de las relaciones internacionales de la dictadura le indicaron que podían tomar esa decisión soberana. Para la oposición pacífica cubana, el periodismo independiente y los artistas libres Washington olvidó evaluar la temperatura del terror dentro de la isla.

Evidente, Eminencia

Hace bien la oposición al informar de la existencia de presos políticos en el país.

Es evidente que el abuso de poder y la arbitrariedad forman parte de la esencia misma del comportamiento de gobiernos totalitarios. Es evidente también que el deber de la oposición, es el de denunciarlo. Con ello la oposición no solo cumple con su obligación, sino que, a falta de otros, vela por los derechos de los ciudadanos. Es su razón de ser.

Recientemente la oposición cubana ha denunciado la existencia, documentada, de presos políticos en la Isla, y así lo ha manifestado, como corresponde. Sorprendentemente, los opositores han sido acusados de querer manipular la visita del Papa Francisco a la Isla. Sin embargo, no hacen más que cumplir con su obligación: y es más, creo que Su Santidad lo agradecerá.

Gafas de sol y sombra

Los políticos que trabajan para vivir en los laberintos eternos del poder suelen usar espejuelos y audífonos especiales para asomarse a la realidad. Después, con el paso del tiempo, cuando sus opiniones puntuales sobre ciertos asuntos no armonizan con el curso de la historia y los giros de la actualidad y sus agendas los obligan a decir lo contrario, tienen que recordar y citar a la fuerza para alcanzar un poco de tranquilidad aquellos versos del maestro Walt Whitman: "¿Me contradigo?/ Pues bien, me contradigo/ (soy inmenso, contengo multitudes)".

Mentiras, júbilo oficial y represión

Los opositores pacíficos, los periodistas independientes, los artistas rebeldes y la auténtica sociedad civil de Cuba entran a este verano bajo la más poderosa campaña de la dictadura en los últimos años para borrarlos del mapa de la isla. La gestión del gobierno es un coctel sin hielo y sin azúcar, pero bien mezclado, que combina represión, golpizas y calabozos con una ofensiva internacional obscena y escandalosa.

En el plano interno, el régimen ha intensificado su violencia al máximo contra los demócratas y trata de esconderla o disimularla con una corriente de júbilo oficial por el inminente restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos y los brotes caprichosamente esperanzadores de los sectores marginados de la ciudadanía ante la fraternidad repentina y fogosa con el viejo enemigo de la acera de enfrente.

Buscar

Boletines

Informe resumen de actividades de la Asociación Damas de Blanco "Laura Pollán"


Boletines Informativos

Vídeos Damas de Blanco