All for Joomla All for Webmasters

Twitter y tánganas

TINTA RÁPIDA
RAÚL RIVERO
Twitter y tánganas
LA EXCARCELACIÓN esta semana de los últimos prisioneros de conciencia del llamado Grupo de los 75 de la Primavera Negra en Cuba se ha producido con un intenso ceremonial, represivo de fondo. Una función bien preparada en un escenario de dos pistas. Una, en la puerta de una casa en un barrio popular de La Habana. La otra, en el inasible ciberespacio.

Poco antes de la salida de prisión de los activistas José Daniel Ferrer y Félix Navarrro, que cumplían condenas de 25 años de cárcel, la policía organizó un mitin de repudio de 48 horas (con sesiones nocturnas de descanso) para impedir que la Asociación Damas de Blanco, familiares de los presos, conmemorara el octavo aniversario de la ola de arrestos de 2003.
En jornadas de ocho horas, una turba arrebatada, presa de una sirimba patriótica, con algunos activistas en trance, poseídos por severos espíritus marxistas, impidieron que las mujeres salieran a la calle, las insultaron, las amenazaron, forcejearon con ellas. Y zarandearon, golpearon y escupieron al periodista Guillermo Fariñas que estaba también dentro de la residencia Laura Pollán, portavoz del grupo.
Fuerza bruta, descalificaciones, agresiones, odio estatal puesto como un sombrero para cubrir la forma y satisfacer a los jefes lejanos. Un turno de trabajo completo para evitar que tres docenas de mujeres vestidas de blanco pidieran democracia para su patria
La otra candanga fue más etérea. Se desplegó en un programa de televisión de 30 minutos. Era la declaración abierta de la ciberguerra. Se ofreció al público un panorama de la intendencia y la ubicación del nuevo enemigo: un grupo de blogueros que trabaja dentro de Cuba. Todos, a juicio del Gobierno, bajo las órdenes de la CIA.
Yoani Sánchez ha dicho que se trata de una telenovela del Ministerio del Interior y Miriam Celaya, en su blog Sin Evasión, se burla de las acusaciones y pone en duda la efectividad de una patrulla de ciberguerrilleros «en un país donde el acceso a internet es casi nulo».
El caso es que, sin dejar en un rincón de la caverna el mazo de piedra, el poder abre otro frente y comienza una contienda contra el espíritu de los nuevos tiempos y de la vida misma.
Las dos tánganas han tenido respuesta. Los ex prisioneros y las Damas de Blanco anuncian que seguirán con su trabajo pacífico por la libertad. Y los jóvenes envían desde el ciberespacio mensajes como éste de Miriam De la Vega @reflexionfidel: «Los zapatitos me aprietan internet me da pavor. Blogueros, Twitter y Facebook me tienen en un temblor».